Los jugadores

Carlos Fortea

Libro

  • Todos tus libros
  • Corte inglés
  • Fnac
  • Casa del libro

E-book

  • Amazon
  • Nubico

En la Conferencia de Paz de París, en 1919, coincide una serie de personajes provenientes de diversos países: algunos españoles -una periodista apodada «Carta Blanca», un extraño reportero que trabaja por libre, un especulador y su amante- y otros de las potencias en conflicto, tales como un congresista norteamericano, un activista empeñado en difundir su mensaje, diplomáticos, exiliados rusos y figuras históricas de la magnitud del presidente Wilson, Churchill, Keynes o Clemenceau.

A partir de un asesinato, el comisario Retier iniciará una investigación que entrelazará los rumbos de todos ellos y evidenciará los conflictos que se originan cuando tantos países se reúnen para defender intereses muy distintos.

Una fascinante novela con ecos de perturbadora actualidad sobre la identidad europea ambientada justo antes del Tratado de Versalles y de la irrupción de Estados Unidos como primera potencia mundial.

Carlos Fortea

Carlos Fortea nació en Madrid en 1963. Además de escritor, es profesor en la Universidad de Salamanca y traductor literario con una labor de más de cien títulos, entre los que se cuentan obras de Thomas Bernhard, Günter Grass, Stefan Zweig, Alfred Döblin, E.T.A. Hoffmann y Eduard von Keyserling.

Es autor de las novelas juveniles Impresión bajo sospecha (Anaya, 2009), El diablo en Madrid (Anaya, 2012) y El comendador de las sombras (Edebé, 2013). Los jugadores (Nocturna, 2015) es su primera novela para adultos.

Los jugadores
Ficha
ISBN:

978-84-943354-9-5

Fecha de publicación:

Octubre 2015

Encuadernación:

Rústica con solapas

Páginas:

289

Precio:

15,00 €

Colección:

Noches Blancas, n.° 23

Género/temática:

novela, parís, francia, 1919, primera guerra mundial

En esta misma colección
Noticias relacionadas

Un relato de rara elegancia que nos lleva al momento crucial del diseño del mundo en el que nos ha tocado vivir.

Lorenzo Silva

La trama combina elementos reales y ficticios, sin traicionar nunca el espíritu de aquellos días. Un tiempo de bisagra que permite a Fortea dejar posos de profundidad, como la futilidad de las intenciones personales en el torbellino de la Historia. Y, en medio de todo, un crimen misterioso.

Juan Laborda Barceló (Qué Leer)

Una novela escrita para disfrutar: el autor y los lectores.

Tino Pertierra (La Nueva España)

Una novela de impecable factura que nos sitúa en la Conferencia de Paz de París, en 1919, donde un amplio elenco de personajes comparte intrigas con un submundo de espías, traficantes de armas y especuladores.

Juan Bolea (El Periódico de Aragón)

Fortea sabe dosificar la información histórica; usa un lenguaje correcto, clásico; elige una estructura cinematográfica (...). Logra un relato tradicional, atractivo para el gran público, que le abre crédito como narrador.

Andrés Amorós (Libertad Digital)

Ideas y personajes clave para entender el siglo XX concentrados en una ciudad, en unos meses, en unas páginas. No sólo se habla de historia, sino que el lector podrá interrogarse sobre asuntos que se hablan y que podrá ver reflejados en su mundo actual. A todo eso le sumamos que la novela capta la atención y está contada con un estilo directo que es difícil de soltar y tenemos una obra ciertamente notable.

David Yagüe (20minutos)

Una buena novela, en fin, que recrea un tiempo, pero sin abusar de la Historia y creando, eso sí, una (buena) historia.

Vicente Araguas (Revista Leer)

En muchos aspectos, Los jugadores combina la sencillez (y esto es una virtud) de la novela juvenil, que su autor había cultivado hasta la fecha, con el encanto de aquella novela de entreguerras que focalizaba todo su interés en los motivos morales de sus personajes.

Óscar Brox (revista Détour)

Estupenda novela, de lectura amena e interesante (...). Fortea emplea siempre la palabra adecuada, con el matiz apropiado, como si de un alquimista en busca de la aleación perfecta se tratase. Toda la novela, de hecho, respira, más allá de atracción por una época fascinante, respeto por el buen uso del lenguaje, demostrando que en literatura, casi siempre, importa más el cómo que el qué.

Javier Sánchez Zapatero (La Gaceta de Salamanca)